BUSCA TU VINO EXTRA-ORDINARIO AQUI
EN ES

“Descorchar un vino al que le falta tiempo en botella es una verdadera pena”

“¿Y lo difícil que es encontrar vinos que no estén recién salidos de la bodega? ¿Debería envejecer yo en casa la añada actual de un vino recién comprado?”

 “La verdad es que ni tengo paciencia para esperar, ni espacio para guardar botellas hasta que estén en su punto.”

 “¿Cómo puedo beber añadas maduras o antiguas más a menudo si lo que suele estar disponible son, mayoritariamente, vinos jóvenes y de la última añada que se ha puesto a la venta?”

 “Me gustaría tener una pequeña colección de buenos vinos en casa”

 Todo esto, te suena, ¿verdad?

  

Para poner fin a estas preocupaciones surge Vinotellers: Una tienda de vinos online pero también librería o biblioteca de añadas que pretende facilitarte y embellecerte la vida.

 ¿Cómo? Poniendo a tu disposición esas botellas difíciles de encontrar o aquellas que llevan años reposando y envejeciendo en bodega y que hoy están listas para descorchar o están esperando a formar parte de la colección de tesoros que guardas en tu nevera de vinos en casa.

 

No te imaginas las ganas que tenía de contarte que la semana pasada por fin ignauguramos la web y la e-shop de Vinotellers; la tienda online para los hedonistas de vino o la que a partir de ahora será tu tienda de vinos fetiche, vamos. Y es que ponemos a tu alcance en pocos clics esas botellas extra-ordinarias con las que tanto te costaba dar. Se acabaron las búsquedas -eso lo hacemos por ti- y las esperas -esto también-. De ahora en adelante tu única preocupación será la de dejarte llevar con el relato de nuestros vinos una vez te los sirvas en la copa o simplemente hacerle un pequeño lugar en tu bodega personal. Fácil, ¿no crees?

 

Permíteme que me presente, soy Cris, de la respuesta a ¿cómo surge Vinotellers?, soy yo “la del vino” y por lo tanto quién te hablará de él. Mi propósito diario es el de unir a hedonistas -como tú- con botellas con una historia que contar -como los vinos gourmet o los gourmand de Vinotellers- y por eso me dedico a buscar incansablemente añadas vinos extra-ordinarios para que:

 

  • Acabes siendo un gran conocedor de vinos.

  • Ejerzas de excelente anfitrión.

  • Te conviertas tú mismo en prescriptor de historias embotelladas.

 

Estoy segura de que tenías en mente alguna de las tres así que ¡enhorabuena! ¡has dado con la tienda ideal! Déjame a mí que me encargue de explorar para conseguirte esos vinos difíciles de encontrar y que lo tuyo sea:

 

  • “Saber cada vez más de vinos” y descubrir verdaderas joyas.

  • Compartir entorno a una mesa las botellas que guardas con cariño.

  • Seguir dando en el clavo con tus recomendaciones entre amigos o eligiendo tú el vino en vuestras comidas o cenas.

 

Si te parece, cada semana te mandaré también una “short wine story”; es nuestro ¿sabías que? de los viernes, un dato interesante o curioso para presentarte los vinos gourmet que tenemos en la librería de Vinotellers y que, ¿por qué no?, consiga cautivar tu paladar ese mismo fin de semana. Porque como contaba Jean-Claude Ellena, la nariz de Hermès en una entrevista ofrecida a la Revue du Vin de France, “… el vino cuenta una historia, es lo que buscamos. Y esta historia, la podemos contar después nosotros y así entablamos de nuevo una conversación. Los buenos narradores son buenos seductores…así que no te voy a engañar y te confieso que pretendo seducirte con las curiosidades de cada botella; con historias de artesanos y artistas sí, pero también de aquellas que con el paso del tiempo se han ido forjando hasta llegar a Vinotellers.

  

Si bien no me atrevería a afirmar con rotundidad que todos mejoramos con los años, sí que es cierto que los buenos vinos lo hacen … ¿no tienes ahora curiosidad por descubrir cuáles son nuestros vinos gourmet? Echa un vistazo a nuestro listado.

 

¡Salud!

Cris – Una cuentavinos

 

¿Tienes algún amigo o amiga hedonista que nos debería conocer? Comparte este post con ellos o ellas.

¿Tienes dudas de si esta newsletter es o no para ti? ¡Te las resolvemos!